• 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
,
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
donados
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
arboles salvados
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
litros ahorrados

¿Qué podemos leer este verano?

Ola de calor africana, cuarenta grados a la sombra que parecen cincuenta tras la mascarilla. Así, de repente, sin haber disfrutado de una primavera que ha pasado de puntillas por delante de nuestros balcones, nos damos cuenta, sofocados y agobiados, de que estamos en pleno verano.

Tanto si tienes la suerte de disfrutar de vacaciones como si tu plan es quedarte en casa abanico en mano, te proponemos unos libros que por un tiempo te harán reír y disfrutar sin grandes complicaciones. 

Acompañando a cada título hay un vínculo que conduce a nuestro catálogo de venta en www.iberlibro.com para facilitarte la tarea en caso de que los quieras comprar.

Como sabes RecicLibros es un vendedor de libros baratos por Internet comprometido con la ecología y la solidaridad. Tu compra ayuda a financiar programas para luchar contra el analfabetismo, así que además de disfrutar de un buen libro pones tu granito de arena junto al nuestro para conseguir un mundo mejor. 

“La felicidad es un té contigo” de Mamen Sánchez 

Este es el último libro que compartí con mi abuela y le tengo especial cariño. Está escrito con mucho humor, optimismo y  ternura; las risas están aseguradas. 

Cuenta la historia de cinco mujeres amigas y compañeras de trabajo en Madrid desesperadas y dispuestas a todo por conservar su trabajo cuando, Atticus Crafsman, el hijo del dueño de la revista para la que trabajan, llega con la intención de despedirlas y acabar con la publicación. A esto hay que sumar la intervención de un inspector de policía un tanto despistado.

Más información sobre «La felicidad es un té contigo», de Mamen Sánchez.

“Obabakoak” de Bernardo Atxaga

Si no tienes tiempo o ganas para una novela, pero no puedes estar sin leer te van a encantar los cuentos de “Obabakoak”. Sus relatos mágicos entrelazan personajes que parece que tienen la mano tendida para rescatarte de la soledad. 

Más información sobre «Obabakoak» de Bernardo Atxaga

“Un saco de canicas” de Joseph Joffo

Este libro lo leí a los diez años, la edad de Joseph, el protagonista del libro. En la Francia ocupada por los nazis un padre desesperado dispersa a su familia para intentar librar a sus hijos del horror que les espera de seguir junto a él. Los dos hermanos emprenden un viaje que les cambiará para siempre.

En estos tiempos tan raros que nos ha tocado vivir quizá sea bueno poner un poco de perspectiva y enseñar a nuestros hijos el significado de la palabra supervivencia.

Más información sobre «Un saco de canicas» de Josep Joffo.

 “Canto a mí mismo” de Walt Whitman

Definitivamente necesitamos más poesía en nuestra vida y este verano es el mejor momento para rescatar a Whitman y su oda a la libertad, a la esperanza y al amor propio.

Me celebro y me canto a mí mismo. A modo de aperitivo:

“Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,

porque lo que yo tengo lo tienes tú

y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

Vago… e invito a vagar a mi alma.

Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra

para ver cómo crece la hierba del estío.”

Más información sobre «Canto a mí mismo» de Walt Whitman.

«El puente de los cerezos» de Blanca Álvarez

Este es el libro ideal para llevar en el autobús o en el metro porque en un momento te transporta a China donde una chica, Bei, enamorada de un compañero de clase, es enviada, muy a su pesar, por su padre a pasar un tiempo con su abuela al pueblo. 

La relación que surge entre abuela y nieta es casi tan mágica como el aprendizaje de un lenguaje secreto sólo para mujeres.

Más información sobre «El puente de los cerezos» de Blanca Álvarez

«El enredo de la bolsa y la vida» de Eduardo Mendoza

Surrealismo en estado puro que asegura carcajadas desde la primera línea. El detective cutre de «El laberinto de las aceitunas» intenta esta vez desarticular una banda terrorista en Barcelona junto con unos personajillos tan desastrosos como tiernos.

Más información sobre «El enredo de la bolsa y la vida» de Eduardo Mendoza

«Flores en el ático» V.C. Andrews

Este libro es para masoquistas nostálgicos del «confinamiento».  Nos cuenta la historia de cuatro hermanos recluidos en un ático.

Interesante evolución psicológica de los personajes, engancha desde el primer capítulo. Aviso para navegantes: hay segunda, tercera, cuarta y quinta parte:  «Pétalos al viento», «Si hubiera espinas», «Semillas del ayer» y «Jardín sombrío».

Más información sobre «Flores en el ático» V.C. Andrews

Espero que os animéis a leer alguno. Feliz verano, feliz lectura.

Écrire un commentaire ?